Gaps : Investigación-Innovación-Industria

This slideshow requires JavaScript.

Con la velocidad que han avanzado la ciencia, la tecnología y la investigación militar en el último siglo, podríamos pensar que el ser humano puede inventarlo casi todo. Después de saber esto y regocijarnos en nuestra incomparable capacidad y destreza la segunda pregunta sería: Para qué?

Desde el año 2006 cuando comenzamos a trabajar con el taller de prototipos de Seat en España, para desarrollar material de e-learning sobre coches que aun no salían al mercado, comentábamos con los ingenieros sobre las prestaciones de los coches y muchas nos veces sobre ella no encontrábamos una utilidad real para el usuario. Un coche que puede alcanzar una velocidad de 320 km/h prácticamente nunca puede hacerlo, ya que la regulación de muchos países lo prohíbe. Sobra decir que las risas hacían eco en las instalaciones.

Como esto nos encontramos muchos casos en talleres de diseño, empresas de ingeniería,centros tecnológicos y programas de innovación.

Pasados los años y atendiendo otros proyectos de investigación, ya no tan vinculados al entretenimiento y la cultura como a la exploración de nuevos productos y mercados, comenzamos a tener contacto con mas ingenieros, químicos, programadores, diseñadores industriales, y otros profesionales del backstage de la industria, así como con centros de innovación, investigación y testeo de prototipos. Teniendo la misma conversación mil veces hemos llegado a la conclusión que la invención es una pulsión humana.

Preguntarse hasta solucionar algo es una necesidad del hombre. Otra cosa es lograr que esa solución sea la respuesta a un problema real, sirva para algo o llegue a ser producible industrialmente para posteriormente ser socializada.

Es claro que muchos factores influyen en este proceso: económicos, políticos, el coste que implican los procesos de investigación para las empresas, la tradición de inversión en innovación (donde curiosamente la industria militar es la que mas avanza cada día) y las regulaciones internacionales para nuevas patentes, que dificultan la proyección rentable de muchos artículos.

El puente entre la investigación, la Innovación y la industria, se transita a pesar de no ser aún solido o estar estructurado. Los cimientos científicos y de ingeniería existen, los vínculos con el diseño se están construyendo pero irónicamente, aún falta la conexión con los usuarios finales y el mercado, que determinarán si esos costosos prototipos, producto del  esfuerzo de mucha gente, llegarán a tocar la vida diaria de las personas.

Investigar para inventar o investigar para solucionar necesidades?