Links Arte-Diseño-Industria en los procesos I+D

En los últimos años es masivamente visible el aporte que realiza el diseño al mundo de los negocios a través de la aplicación de esquemas de pensamiento creativo a los esquemas de producción y comercialización de productos y servicios en diferentes industrias. Es esta actitud creativa respaldada por el mundo del diseño, la que ha permitido que ingenieros, científicos, ejecutivos y otros perfiles con mentalidad económica o científica descubran su potencial creativo y lo apliquen a su trabajo diario y a su manera de entender sus negocios.

Suso Fandiño en el Espazo Anexo del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo

Sin embargo la actitud creativa del diseño tiene su raíz en el pulso creativo del arte y es allí donde nace realmente el diseño.

Si tomáramos impulso hacia entras en lugar de tomarlo siempre hacia adelante, podríamos ver en perspectiva el origen de los aportes que realiza el diseño a la industria y nos daríamos cuenta que la raíz creativa o actitud creativa que el arte reconoce en todos los individuos como potencialidad, se valida en el mainstream al pasar por el tamiz del diseño. Y es completamente comprensible, ya que el diseño se ha posicionado en los últimos 100 años como un lenguaje accesible a la mayoría de las personas y con un impacto y visibilidad directa en su vida diaria, mientras que el arte se ha convertido en un lenguaje cada vez más especializado y endogámico.

Es curioso ademas como los procesos y métodos de la investigación artística se repiten actualmente en el diseño y los adopta la industria como metodología. El contacto directo con el mundo, los usuarios, sus historias y estilo de vida se ha convertido en la fuente de inspiración para que marcas y corporaciones reinventen su oferta y sus relaciones con la sociedad.

A veces nos asombra presenciar tan claramente las maneras como el arte se constituye en un precursor de algunos procesos, que se asimilan en el diseño y posteriormente se aplican en la industria. Tal vez efectivamente estamos pasando de la era de la información a la era de la creatividad.